ESP

Una conversación con Maria Elisa Baptista y Nivaldo Andrade sobre los rumbos del IAB

05/11/2020

Por Evelise Grunow

La revista Projeto invitó para una charla a la presidenta electa del Directorio Nacional del Instituto de Arquitectos de Brasil (IAB-DN, trienio 2020-2023), Maria Elisa Baptista, de Minas Gerais, y a su antecesor en el cargo, el arquitecto Nivaldo Andrade, de Bahía. Frente al delicado momento que atraviesa Brasil, de fragilidad socioeconómica, política, ambiental, productiva, y de la inminencia de la realización de eventos de suma importancia para los arquitectos y urbanistas y para su diálogo con la sociedad en general – el año próximo se realizará el 27º Congreso Mundial de Arquitectos UIA2021RIO y el IAB completará cien años de existencia –, el sentimiento es de continuidad entre las gestiones.

Equidad de género, articulación del IAB con la sociedad civil y el desempeño del Instituto como un núcleo de resistencia, fueron temas que intervinieron en la conversación. Sin perjuicio de las adversidades o, tal vez, a causa de ellas, el escenario es animador: se tienen aquí los relatos sobre un IAB vibrante, con la participación de una nueva generación de arquitectos y mayor presencia femenina, así como con la reactivación de departamentos del Norte y Centro-Oeste, que tienen mucho para colaborar en la comprensión de las diversidades regionales brasileñas. Y para la lucha contra la devastación del medio ambiente.

Para iniciar la conversación, desearía que usted hiciera un balance de su período en la presidencia del IAB-DN.

Nivaldo Andrade: Tal vez la meta más desafiante haya sido la realización del Congreso Mundial de Arquitectos. Trabajamos arduamente en la organización del evento, que fue postergado, [se celebrará del 18 al 22 de julio de 2021] faltando tan solo tres meses para su apertura. Asimismo, la designación de Río de Janeiro como la primera Capital Mundial de la Arquitectura fue una gran conquista. Se nos tenía como carta fuera del mazo, todos pensaban que no tendríamos tiempo para preparar nuestra candidatura. ¡Pero nosotros insistimos y vencimos! La candidatura fue presentada por la Alcaldía de Río de Janeiro, asesorada por el IAB junto con la Secretaría de Urbanismo –Verena Andreatta era la secretaria en aquel entonces – sobre el formato de la propuesta. Fue una enorme alegría ver la firma de la designación de la ciudad [en la sede de la UNESCO en París, en enero de 2019]. Otra acción sumamente importante fue aquella relativa al Centenario del IAB, que será conmemorado en enero de 2021. Montamos una comisión en 2019 y se realizó un evento embrionario en enero pasado. La próxima acción será una exposición más robusta que va a incursionar por varias ciudades. Se produjo también la realización de dos Bienales de Arquitectura, evento organizado por el IAB-SP: la de 2017, iniciada por la gestión pasada, de Sergio Magalhães, y la de 2019, además de nuestra participación en los preparativos iniciales para la próxima bienal, de 2022. El [21º] Congreso Brasileño de Arquitectos, realizado en Porto Alegre por el IAB-RS el año pasado [24 de setiembre al 24 de noviembre] fue uno de los más bonitos del IAB. Envolvió a todo el centro de la ciudad y homenajeó a la arquitecta y urbanista Briane Bicca. Destaco también la creación de la Comisión de Equidad de Género, una iniciativa de las arquitectas que fue rápidamente acogida por la dirección nacional del IAB. Ya durante la gestión de Sergio Magalhães se había aprobado el primer Collar de Oro del IAB para una mujer, la arquitecta y urbanista Rosa Klias, y durante nuestra gestión el título se concedió a Dora Alcântara [en abril de 2020]. También nos dedicamos a indicar o mayor número posible de mujeres para candidatearse a los premios de la FPAA – Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos, que tradicionalmente es una premiación sumamente machista. Ya la cancelación de la reunión COSU [Consejo Superior del IAB] en abril de este año, en Brasilia, a causa de la pandemia del Covid19, y su sustitución por una reunión en línea, tuvieron el mérito de atraer el doble del número de participantes. Un logro que abrió nuevos caminos, iniciándose una dinámica que desconocíamos. Las comisiones estatutarias, por ejemplo, que encontraban mucha dificultad en reunirse, fueron rearticuladas y atrajeron a una nueva generación de participantes; ellas están a pleno vapor. Otro punto importante es que nos empeñamos en la reactivación de departamentos [regionales] del IAB. Ocho de ellos en total estaban inactivos y ya están siendo reactivados. Durante el último COSU antes de las elecciones, en agosto, contamos con la presencia de la totalidad de los 27 departamentos del IAB. Fue un momento histórico. Sin duda alguna, finalmente, un reto que se delineaba, pero que no era esperado por nosotros con la intensidad que tuvo, fue el de la amenaza a la democracia brasileña desde 2016. El IAB se vio obligado a asumir posiciones políticas en alianza con movimientos de la sociedad civil, como con la Campaña Brasil por la Democracia. El 16 de marzo, junto con la FNA [Federación Nacional de Arquitectos y Urbanistas] y el IBDU [Instituto Brasileño de Derecho Urbanístico], hicimos una llamada pública a favor de la interrupción de desalojos y reintegraciones de posesión. Ya en marzo, nuestro documento pasó a ser utilizado por Defensorías Públicas. Y principalmente el desmantelamiento del IPHAN – primero mediante nombramiento de profesionales sin la debida cualificación para las Superintendencias y después incluso para la Presidencia – lo que nos motivó a liderar un movimiento que reúne a veinte entidades de todas las áreas. El Foro de Entidades en Defensa del Patrimonio Cultural Brasileño congrega hoy a más de 200 especialistas y posee foros regionales en casi todo el país. Estamos instalando el Foro de Santa Catarina y el de Alagoas. Tenemos a 24 de los 27 Estados y al DF. Es un trabajo en red, que comenzó haciendo denuncias, partiendo después para la proposición de políticas públicas. El IAB es el coordinador del movimiento [Nivaldo Andrade permanecerá un año más al frente del Foro]. La crisis en el área del patrimonio sirvió para que entendamos que, si nos articulamos, ganamos fuerza para enfrentar esa serie de absurdos por los cuales está pasando Brasil. Es preciso estar alertas y unidos porque los problemas no cesan de aparecer.

¿Cuál fue su motivación para candidatearse a la Presidencia de la Dirección Nacional del IAB?

Maria Elisa Baptista: Esta es mi cuarta candidatura, desde los años 90 – en 2008 había competido por tercera vez. En algunos momentos éramos oposición, en otros existían diferencias puntuales entre las plataformas. Nivaldo citó el ambiente machista de la FPAA, pero también en el IAB había pocas mujeres, éramos minoría en las reuniones del COSU, por ejemplo. Aunque siempre haya actuado como consejera, hacía tiempo que estaba alejada de la cuestión nacional y el congreso del año pasado, en Porto Alegre, fue un evento importante para todos nosotros y, para mí, un momento especial. En Porto Alegre, el departamento de Rio Grande do Sul del IAB propuso la alianza con el de Minas Gerais, en un cuadro institucional que era bastante diferente, pues en el IAB se produjo el aumento de la presencia de las mujeres y de una juventud animada. Me invitaron a competir para la presidencia, componiendo una lista electoral sumamente diversificada, comprometida con las cuestiones que se fueron construyendo durante la gestión de Nivaldo, como el trabajo compartido con otras entidades y sectores de la sociedad civil.

¿Cuáles son las pautas que están en el orden del día en este su inicio de gestión?

Maria Elisa Baptista: Muchas de las pautas de la gestión anterior, como los preparativos para la realización del Congreso Mundial de Arquitectos en Río de Janeiro. En este momento, estamos discutiendo el redimensionamiento del UIA2021RIO y principalmente el formato que va a tener. Nivaldo continúa representando al IAB en el Comité Ejecutivo, y estamos todos involucrados en los trabajos para lograr un excelente congreso. También estamos concentrados en el Centenario del IAB el año próximo, diseñando una linda exposición: una línea del tiempo contextualizada cultural y políticamente. La idea es ir enriqueciendo esa línea a medida que estemos digitalizando el rico acervo de los IAB. Será un instrumento de trabajo y convergencia y, también, una fuente de investigación. En ella vamos a contar el papel del IAB en las luchas brasileñas, la lucha feminista, la lucha por ciudades justas, por libertad y democracia. Con relación al patrimonio, además del empeño en continuar expandiendo las articulaciones con los sectores de la sociedad civil comprometidos con la defesa de la memoria, nos parece importante que el Foro también otorgue énfasis a la pauta ambiental, a los problemas de ocupación del territorio. Los arquitectos siempre estuvieron preocupados con las ciudades, pero no encuentran precedentes los desastres ambientales que están sucediendo y la amenaza a la integridad de los pueblos originarios y de aquellos que cuidan y viven de la tierra. Hay que actuar firmemente a favor de la ocupación justa y ambientalmente correcta y, en ese sentido, es importante decir que la reactivación de los departamentos citados por Nivaldo se refiere principalmente a Estados que están en el centro de esa pauta, como Pará, Mato Groso, Tocantins, Goiás, Piauí. Es una región que el IAB se preocupa en traer para el debate. Estos son, en resumen, temas relacionados con la pauta política del IAB, en cuanto resistencia. Otro énfasis se sitúa en el tema de la asistencia técnica, importantísimo, para que los arquitectos colaboren para mejorar significativamente las condiciones de vida de los más pobres. Ya existen muchas iniciativas en ese campo, como los cursos de residencia técnica en Bahía, en Rio Grande do Sul, en Minas Gerais, y edictos del CAU que destinan presupuestos para esas iniciativas. Como todo, aún hay mucho que hacer. En lo que se refiere a la cuestión de la equidad, uno de nuestros focos es discutir ciudades generosas, saludables y acogedoras, y el papel de los arquitectos y de las arquitectas en esa construcción.

¿Qué está siendo rediscutido con relación al UIA2021RIO?

Nivaldo Andrade: Desde la postergación del evento, en abril, estamos tratando de entender y prever, de cierta forma, el cuadro mundial y brasileño en el contexto de la crisis económica y sanitaria en la cual estamos inmersos. La programación de los conferencistas y argumentadores está confirmada, así como la Asamblea General de la UIA. La gran cuestión ahora es sobre el público ¿Cuántas personas podremos reunir? No lo sabemos aun. Estamos trabajando, entonces, con la posibilidad de fortalecer, paralelamente, la participación en línea, diseñando un formato híbrido, que se ha mostrado posible e interesante.

Es curioso observar cómo los ejes temáticos del Congreso no han perdido relevancia en este escenario de pandemia.

Maria Elisa Baptista: Los temas se tornaron aún más pertinentes; el Congreso continúa actualísimo. Su formato está en discusión, pero no el Congreso en sí.

¿Qué esperar con relación al tema de la Educación a Distancia en su gestión?

Maria Elisa Baptista: El IAB siempre adoptó la posición contraria a los cursos totalmente virtuales, porque la formación del arquitecto prevé un conocimiento de la realidad y una interlocución creativa imposibles de ser construidas tan solo virtualmente. La Comisión de Educación del IAB ha trabajado para entender cómo la pandemia ha impactado los cursos y como todo eso está sucediendo en el ámbito nacional. Existen aspectos preocupantes, como los despidos en masa de profesores y la acumulación de alumnos en salas virtuales. Algunas escuelas continúan trabajando de manera sincrónica – profesor y alumnos interactuando – y con la misma cantidad de alumnos, pero otras optaron por dar un salto al vacío y reunir a 400 alumnos en la misma clase. Las federales, que están retornando ahora, enfrentan los problemas de los atelieres, de los laboratorios, de la extensión. Estamos haciendo y siguiendo los estudios que investigan este cuadro, en alianza con nuestras entidades y con la FeNEA, especialmente preocupada con las condiciones enfrentadas por los estudiantes en la recepción de las metodologías de enseñanza remota. Vivimos una desigualdad digital muy preocupante y es preciso entender y tener eso en cuenta.

*entrevista publicada originalmente en la revista Projeto



Realización

Promoción

Socios Institucionales

Apoyo Institucional

Apoyo en Ponencias y Proyectos

Apoyo en Medios

Agencia de viajes

Expo

Producción