ESP

Arquitectura contemporánea y sostenible en el Amazonas

15/06/2020

Entre julio y agosto del año pasado, para el aniversario de sus 60 años, la Maison du Brésil, en la ciudad universitaria de París, Francia, llevó al público una exposición valiosa y sorprendente: La Amazonia a partir de su arquitectura. Además de la exuberancia de la naturaleza, la exposición buscó mostrar cómo más de 18 millones de personas viven en áreas urbanas alrededor de la selva en Brasil. No faltaron los proyectos de dos arquitectos que se encuentran entre los más conocedores de esta realidad: conferencistas confirmados del UIA2021RIO, Laurent Troost y Roberto Moita viven en Manaos, firman obras destacadas por el respeto hacia el medio ambiente y su preservación y poseen experiencia en la gestión pública del municipio, específicamente en la dirección del Instituto Municipal de Planificación Urbana (Implurb).

Laurent nació en Bruselas, Bélgica, trabajó para estudios en varios países europeos, hasta que se estableció, en 2008, en la capital amazónica. Desde 2013 ha trabajado como director de planificación urbana en Implurb, luchando por la densidad urbana y explica que uno de los principales problemas que enfrentan las ciudades en Brasil es el hecho de que están dispersas, con muy baja densidad y recaudación: "es el resultado del desarrollo urbano a partir de la perspectiva del automóvil: este modelo no puede ser sostenido económicamente, ya que la recaudación por kilómetro cuadrado es baja y el costo de producción y mantenimiento de la ciudad es muy alto ”, defendió en un seminario sobre la región metropolitana de Manaos.

Además del urbanismo, Laurent tiene obras notables de arquitectura contemporánea de Amazonas. El año pasado, obtuvo el premio Deezen en la categoría de Casa Rural, con su Casa Campinarana, que se encuentra en un barrio alejado del centro de Manaos. El nombre se debe al tipo de bosque en el que se ubica la residencia y que se ha conservado: con árboles pequeños y suelo encharcado. La estructura creada por Laurent apenas toca el suelo y siguió el concepto de "diseño pasivo", en el que se utilizan medios naturales para el confort térmico.

Casa Campinarana, de Laurent Troost. Fotos: Leonardo Finotti y Maira Acayaba

Otros dos proyectos recientes del arquitecto son el Centro de Asistencia al Turista en Manaos y el Pier (muelle) Parintins. El primero es el Parque Ponta Negra, el principal parque público de la capital, en la ribera del Río Negro. La idea principal era mantener la vista del horizonte. El uso del vidrio ayudó a minimizar los obstáculos visuales. El Pier Parintins, a su vez, es un proyecto multipropósito para la ribera del municipio a orillas del río Amazonas. El proyecto fue parte de la exposición Hidden Architects en la Exposición de Arquitectura y Urbanismo de Seúl en marzo en Corea del Sur. Este año, Laurent Troost forma parte del jurado de los Premios Dezeen.

El Centro de Asistencia al Turista, en Rio Negro, Manaos
Foto: Maira Acayaba
El proyecto del Pier Parintins

Diálogo respetuoso con la naturaleza

Nacido en Fortaleza, Ceará, Roberto Moita ha vivido y trabajado durante más de 30 años en Manaos, donde se mudó poco después de graduarse en Arquitectura. El interés en la capital de Amazonas fue inmediato: “Ya estaba muy conectado con el tema del patrimonio y la formación histórica de las ciudades y Manaos es muy rica en este aspecto: una ciudad construida sobre una aldea indígena, que más tarde se convirtió en una metrópolis aún en el siglo XIX, y tuvo un segundo ciclo de desarrollo, un ciclo industrial, en la década de 1960”.

Director Presidente del Implurb entre 2013 y 2017, Moita también defiende una política de densificación para la capital, especialmente con la revitalización del centro histórico. Según el arquitecto, La Amazonia todavía se considera un vacío demográfico y de esta "negación de la ciudad" deriva la falta de políticas públicas esenciales, como el saneamiento.

Fue Roberto Moita quien diseñó el Parque do Mindu, una de las unidades de conservación en Manaos, a principios de la década de 1990. La creación de sombras, aprovechar el viento y la combinación de madera amazónica, acero, aluminio y cemento son características del proyecto, así como los senderos suspendidos que permiten a los visitantes caminar a la altura de las copas de los árboles.

Parque do Mindu, en Manaos (AM). Foto: Tereza Cidade

El Parque do Mindu fue una de las obras de Moita presentadas en la Maison du Brésil. Otro fue la casa del Sítio Passarim (Quinta Passarim), también en Manaos. Constituye otro ejemplo más de armonización entre elementos naturales y no naturales. “Intento crear un diálogo fructífero, con alteridad, entre lo que es propio de la naturaleza y lo que no lo es. Mi idea no es imitar el artefacto sino afirmar su presencia, pero de manera integrada con la naturaleza. No creo que la integración solo ocurra con la fusión”.

En un terreno de 7.500 m², muy cerca de un igarapé (riacho), la casa está rodeada de árboles. Tiene una estructura de acero, levantada sobre troncos de madera. "El acero se destaca con pintura roja mientras que los troncos parecen estar en la secuencia de los árboles", dice el arquitecto. Para Moita, el trabajo se traduce en "urbanidad amazónica". El proyecto fue finalista de la IV Bienal de Arquitectura Iberoamericana, en 2004, en Perú.

La casa del Sítio Passarim, de Roberto Moita


Realización

Promoción

Socios Institucionales

Apoyo Institucional

Apoyo en Ponencias y Proyectos

Apoyo en Medios

Agencia de viajes

Expo

Producción

Secretaria Ejecutiva