ESP

El arquitecto, la psicogeografía y el imaginario de las ciudades

08/06/2020

Angelo Bucci dejó su ciudad natal, Orlândia, en el interior del Estado de San Pablo, para cursar arquitectura en la capital. Y entonces se vio, cotidianamente, inmerso en la obra del maestro Vilanova Artigas que abriga la FAU/USP (Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de San Pablo) – “un edificio que nos forma, que está encarnado de un humanismo, que dialoga con profesores y alumnos. Un templo para los arquitectos”. Con esa reverencia, Bucci, conferencista confirmado del UIA2021RIO, inicia una conversación estimulante – y provocadora de muchas reflexiones – con el también arquitecto y editor portugués Joaquim Moreno, en un programa más del Studio Casa, canal, en el YouTube, de la Casa da Arquitectura, de Portugal.

De la misma manera que un edificio, por sí solo, enseña, en otra escala, también se aprende mucho con lo que está concretado en una ciudad, garantiza Bucci. “No existe nada que se pueda pretender imaginar en arquitectura que no pueda salir de lo que está en la ciudad. Porque lo que está allí no es solo lo que fue construido, sino también lo que no lo fue. Si combinas los elementos de otro modo, son otros proyectos”.

Como resultado de lo que aprendió con la ciudad de San Pablo, Angelo Bucci concluyó su tesis de doctorado transformada en el libro São Paulo razões de arquitetura: da dissolução aos edifícios e de como atravessar paredes. “Por sus dimensiones y contradicciones, San Pablo ofrece un aprendizaje muy rico”, dice el arquitecto, destacando las influencias de la “geografía física de Aziz Ab Saber y de la geografía humana de Milton Santos” en sus percepciones de la ciudad.

En el libro, Bucci explica que San Pablo creció entre el valle de los ríos Tamanduateí y Anhangabaú y que, como resultado de la diferencia entre la parte alta y la parte baja, la ciudad tiene como característica única “el espesor – de 20 metros – de su piso”. El arquitecto aborda la verticalización de la ciudad y la ocupación precaria de los valles, áreas inundables, por poblaciones socialmente excluidas. Y apunta a la violencia urbana como algo que se instaura y “se cristaliza”. “La ciudad es la materialización de sentimientos. Es así cuando nuestros miedos se convierten en muros de hormigón” ejemplifica, agregando que de ello resulta una responsabilidad de los arquitectos en cuidar de lo que externan en sus proyectos. “Si no es así, el mundo va quedando la construcción de lo que no deberíamos difundir”.

Según Bucci, su análisis es también influenciado por las ideas del francés Michel de Certeau, historiador muy atento a lo cotidiano. Joaquim Moreno, a su vez, asoció los pensamientos de Bucci a la deriva situacional y a la psicogeografía, conceptos definidos por otro pensador francés, Guy Debord, a mediados de los años 1950.

Para Bucci, la construcción de San Pablo se basa en la violencia: “son 11.455 homicidios, 3.028 víctimas fatales en accidentes de tránsito, 719 suicidios, 6.817 niños muertos antes de completar un año de edad y 4.066 nacidos muertos. Es este el costo, en vidas humanas, que la existencia de la ciudad de San Pablo cobra cada año”, escribió el arquitecto en su tesis. El número – puntualiza – es aun mayor si se consideran otras formas de consumo de la vida humana, como el tiempo gastado por millones de personas en el recorrido de casa para el trabajo en condiciones precarias de transporte.

“Frente a estas evidencias, resulta fácil convencerse de que está todo equivocado y de que no hay salida. Por ello mi interés era mostrar que aun tiene sentido crear proyectos, que las cosas pueden ser impregnadas de humanidad. Incluso aquellas que fueron producidas por valores contrarios a lo que queremos defender, podemos invertir la señal y hacer con que pasen a trabajar de otro modo”.

La casa Olga Baeta, proyectada por Vilanova Artigas y
restaurada por Angelo Bucci

Bucci también comentó sobre la restauración que hizo en 1998 en la casa Olga Baeta, proyectada por el arquitecto Vilanova Artigas, en 1956: “Fue una oportunidad única, como un reencuentro, una posibilidad de conocer la obra de Artigas con todo cuidado”. Destaca que su intención para la ciudad partió también de una lección de Artigas: “él adoraba decir que deberíamos diseñar casas como ciudades y ciudades como casas. La frase es de León Battista Alberti pero, para un arquitecto de San Pablo, esa es una lección de Vilanova Artigas”.

También según Bucci, la generación de Artigas no llegó a participar de manera destacada en el momento de mayor expansión de la ciudad de San Pablo – “estaba restricta a un campo de actuación menor, con obras pequeñas” – pero ensayó, entonces, soluciones que vendrían a ser aplicadas posteriormente. “Aquellas obras eran las oportunidades de ensayos que los arquitectos tenían en esa época. Las casas eran un pedazo de otra cosa. La casa Olga Baeta es un ejemplo. Vilanova Artigas hizo allí ensayos de soluciones que utilizó después en el proyecto del edificio de la Facultad de Arquitectura”.

Se puede tener acceso a la entrevista completa de Angelo Bucci para el Studio Casa pulsando el enlace https://www.youtube.com/watch?v=8OC2cGgmWzo.



Realización

Promoción

Socios Institucionales

Apoyo Institucional

Apoyo en Ponencias y Proyectos

Apoyo en Medios

Agencia de viajes

Expo

Producción

Secretaria Ejecutiva