ESP

Arquitectura, arte, intervención urbana

01/06/2020
Un jardín de invierno del Assemble en Granby Four Streets

Organizado por la Tate Gallery, en Londres, el Premio Turner, el más prestigioso de Europa para las artes visuales, causó un torbellino en 2015 cuando fue concedido no específicamente a un artista por una obra, sino a un colectivo – y a toda una comunidad – por la transformación de un espacio público. Fue la primera vez que un colectivo venció el premio. La primera vez que “no artistas” conquistaron el Turner. Y la primera vez que el trabajo premiado fue una práctica de arquitectura. Quien provocó todo eso fue el Assemble, formado, en 2010, por 18 arquitectos recién recibidos del King’s College de la Universidad de Cambridge. Con el apoyo y la contribución de los habitantes, utilizando materiales reciclados, el grupo revitalizó cuatro calles de Toxteth, suburbio degradado de Liverpool.

Jane Hall, conferencista del UIA2021RIO, es una de las fundadoras del Assemble. Contaba con cerca de 20 años cuando, con sus colegas, cuestionaba dónde se encontrarían luego de concluido el curso universitario. Crearon, entonces, el Cineroleum, un cine en una estación de servicio desactivada. Después, un centro cultural debajo de un viaducto. Y más tarde se internaron en el Granby Four Streets, en Toxteth. “Estábamos cansados de trabajar solamente en el escritorio; queríamos aproximarnos de la construcción y de las personas”, relató la arquitecta en entrevista al portal Entre, en 2016.

En paralelo al trabajo con el Assemble, Jane Hall fue vencedora, en 2013, de la primera edición del Lina Bo Bardi Fellowship, programa de becas de estudio – sobre el trabajo de la arquitecta modernista ítalo-brasileña – concedidas a investigadores británicos. Jane se interesó por la forma como Bo Bardi trabajaba con artistas y designers e influenció a una generación de colectivos. La arquitecta dijo que su foco está en obras temporarias, que mezclan arte e investigación.

El Cineroleum, de Assemble, en una estación de servicio desactivada
El Folly for a Flyover, un centro cultural debajo de un viaducto, también del Assemble

Pedro Varella

También muy joven, Pedro Varella, de Río de Janeiro, actúa en la intersección entre la arquitectura y el arte contemporáneo. Es socio fundador del estudio gru.a – Grupo de Arquitectos, creado en 2013 y ya bastante destacado en premiaciones nacionales e internacionales.

La intervención Cota 10, del gru.a

El trabajo de Varella llama la atención en las calles de Río de Janeiro y conquista visibilidad en el mundo: en 2015, después de derrumbado el viaducto de la Perimetral, en uno de los más significativos marcos de la revitalización del área portuaria de Río, el artista irguió, en el centro de la Plaza XV, a la misma altura del viaducto (10 metros), y en el lugar de uno de sus pilares de sustentación, una plataforma para observación pública del nuevo paisaje. “Donde antes había una pesada infraestructura ahora está el vacío, el viento, la fragilidad de una estructura efímera”, dice el texto explicativo de la intervención Cota 10, proyecto vencedor del Premio de Arquitectura del Instituto Tomie Ohtake AkzoNobel.

Dos años después, el artista atravesó la Bahía de Guanabara y subvirtió el uso y la imagen del Museo de Arte Contemporáneo, el MAC, obra icónica de Oscar Niemeyer en Niterói. La intervención De donde no se ve cuando se está tuvo como propósito dar al público la posibilidad de estar en la tarjeta postal de la ciudad y perder de vista su imagen tan solidificada. Para ello, Varella dio acceso a la estructura de cobertura del museo, “desde donde ya no se puede determinar sus límites ni reconocer su forma”. “La arquitectura que habitualmente es (re)conocida por su apariencia visual, fue subvertida a un soporte para la imaginación”, explica Varella. El proyecto ganó el Premio Reynaldo Roels Jr. de la Escuela de Artes Visuales del Parque Lage y fue llevado al Pabellón de Brasil en la Bienal de Venecia 2018.

Entonces, Varella dirigió su mirada cuestionadora para otro icono, esta vez en la capital: la Playa de Copacabana – “un gran aumento de la superficie del terreno, que dice mucho sobre el urbanismo carioca”, reflexiona el arquitecto. La instalación La playa y el tiempo combinó las propuestas de demarcar un área de trabajo y reposicionarla, a partir del movimiento de la materia – la arena. Durante el O Tempo Festival (Festival Internacional de Artes Escénicas de Río de Janeiro), se produjeron presentaciones de danza en ese lugar. La intervención venció la sexta edición del Premio de Arquitectura Instituto Tomie Ohtake AkzoNobel, en 2019, y fue seleccionada para la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, en Asunción, Paraguay.

Según Varella, su trabajo y del gru.a se sitúan en la zona híbrida entre las artes plásticas y la arquitectura.

La cobertura del Museo de Arte Contemporáneo, en Niterói (RJ)
La instalación La playa y el tiempo, en la Playa de Copacabana, Rio de Janeiro (RJ)

Sepa más sobre los conferencistas del UIA2021RIO en la página https://www.gapcongressos.com.br/eventos/z0140/palestrantes_es.asp



Realización

Promoción

Socios Institucionales

Apoyo Institucional

Apoyo en Ponencias y Proyectos

Apoyo en Medios

Agencia de viajes

Expo

Producción