ESP

Urbanización de favelas: reto en Brasil y en el mundo

25/05/2020

Según el Censo de 2018, más de 11 millones de personas viven en favelas en Brasil; 100 millones carecen de acceso a servicios de cloacas y 35 millones no disponen de agua tratada. Esas cifras pueden incluso ser bastante más elevadas, en opinión de la arquitecta y urbanista Elisabete França, coordinadora del Comité Científico del UIA2021RIO, que suma una experiencia de más de 30 años en urbanización de áreas carenciadas. “Si fuera realizado un levantamiento durante este año, probablemente apuntaría que cerca de 30 millones de brasileños viven en la precariedad, en viviendas irregulares”, nos dice.

Entrevistada por el Canal Studio, de la Casa de la Arquitectura, en Portugal, Elisabete narró su experiencia en la gestión pública – bastante centrada en vivienda social – y habló sobre la relevancia de los programas que garantizan vivienda popular donde la ciudad es asistida por el poder público y la población puede contar con transporte, saneamiento y otros servicios esenciales. “No basta construir viviendas. Es preciso comprender la dinámica social y estructurar una política habitacional coherente. No se debe pensar que es posible simplemente acabar con las favelas. Si es en las favelas donde viven las personas, entonces, tenemos que trabajar en las favelas – desarrollar políticas de urbanización, regulación inmobiliaria y otras. Y, principalmente, trabajar con calidad. Si el proyecto es bueno, las personas lo reconocen y lo cuidan”, dice.

Oriunda de Curitiba (PR), Elisabete França se trasladó a San Pablo en el inicio de su carrera, en 1983, para trabajar en la Secretaría Municipal de Planificación, durante la gestión del alcalde Mario Covas. Invitada por el entonces Secretario, el arquitecto Jorge Wilheim, concursó y permaneció en la Secretaría durante muchas gestiones. “Uno de mis primeros trabajos fue catalogar los bienes de uso público – entonces, pasé a conocer toda la ciudad”, recuerda.

En 1993, hizo su transferencia a la Secretaría de Vivienda, donde participó de un gran programa de descontaminación de la represa de Guarapiranga, que contaba con financiación del Banco Mundial – más de 260 millones de dólares – y preveía la remoción de casi 260 asentamientos precarios en la región de los manantiales. “Se producía un gran debate sobre retirar o no a aquellas personas de allí, pero conseguimos conquistar una oportunidad para la urbanización. Eso porque había un grupo de visionarios en el Banco Mundial, que trabajaba en todo el mundo en reurbanización. En Río de Janeiro, en la época, se estaba implantando el Favela-Barrio, cuenta Elisabete, recordando que se produjo un intercambio de experiencias única entre estados y con la comunidad internacional. “En aquella época, la urbanización de favelas se consolidó en Brasil como política habitacional”.

Elisabete França trabajó durante ocho años en el Programa hasta solicitar su alejamiento de la Alcaldía, en el año 2000. Pasó a actuar como consultora en proyectos de urbanización en ciudades de todo el mundo: México, Venezuela, Argentina e incluso en Timor Oriental. En 2005, retornó al servicio público y pudo dar continuidad a los trabajos de urbanización en la Secretaría de Vivienda. Durante los ocho años siguientes, coordinó la construcción de más de 10 mil unidades de habitación social, la urbanización de más de 100 favelas e o retrofit en cerca de 1500 cortijos.

Data de ese período uno de los trabajos de los cuales se enorgullece más: el proyecto Cantinho do Céu, de autoría del arquitecto Marcos Boldarini (conferencista del UIA2021RIO). Contratado por la Secretaría de Vivienda en 2008, como parte del Programa Mananciais, el proyecto preveía también, además de la implantación de infraestructuras de saneamiento y de accesibilidad (con readecuación del sistema vial), la mejora de los espacios públicos y la creación de un gran parque de 7 kilómetros, cubriendo tres barrios en las márgenes de la represa de Guarapiranga.

“Fue una transformación total”, cuenta Elisabete, diciendo que “los habitantes ni sabían lo que era un parque”. En su opinión, el Cantinho do Céu posee una arquitectura simple y muy refinada”.

El proyecto Cantinho do Céu, de Marcos Boldarini, en São Paulo (SP). Fotos: Daniel Ducci

Otro proyecto destacado por la arquitecta fue el del estudio Biselli Katchborian (de Mario Biselli, también conferencista del UIA2021RIO) para Heliópolis, la mayor favela de la ciudad de San Pablo. Pasarelas metálicas interconectan los bloques de edificios, sobre un patio central. “El uso de los colores contribuyó para que resultase en un producto muy bonito. Y las personas adoran aquel vacío central”, comenta.

El proyecto de reurbanización de la favela de Heliópolis, en São Paulo (SP)

Actualmente, Elisabete trabaja para la Secretaría Municipal de Movilidad y Transportes, como directora en la Compañía de Ingeniería de Tránsito. Mas promete consolidar aun su experiencia anterior en un libro bajo el título “Habitação Social no Século 21”.

Asista a la entrevista completa, conducida por el arquitecto Fernando Serapião, en Studio Casa: https://www.youtube.com/watch?v=KVxDDnNONpA



Realización

Promoción

Socios Institucionales

Apoyo Institucional

Apoyo en Ponencias y Proyectos

Apoyo en Medios

Agencia de viajes

Expo

Producción

Secretaria Ejecutiva